Contacta con nosotros 695117236

 Mi cuenta

Las campanas, un sistema de comunicación tradicional

       

Cuando las campanas eran una forma de comunicación proporcionaban seguridad y compañía a la ingente población que vivía aislada. Hoy en día, son muy pocos los que escuchando el sonido de una campana son capaces de interpretarlo, pero no hace tanto tiempo, las campanas eran el reloj de pulsera de nuestros abuelos, el sistema de alarma, el toque de queda, el despertador cada mañana y el calendario de las fiestas.

Las campanas, un sistema de comunicación tradicional

Tan solo tenemos que remontarnos en el tiempo, en el momento en el que no existía la radio, ni la televisión, ni los periódicos y pensar en el mejor sistema para avisar a la población. Si hacemos eso, llegaremos a oír el sonido de las campanas atravesando campos, bosques, llanuras y llegando a cada uno de los habitantes de la comunidad,  avisándolos no sólo de las circunstancias más importantes, sino también de las horas del día, de los acontecimientos inmediatos y de los acontecimientos futuros. Las campanas daban seguridad, calor y libertad a unos ciudadanos que vivían en el más absoluto aislamiento. No existe hoy en día, ningún sistema de comunicación más eficaz, era rápido y eficiente, porque llegaba a todos independientemente de la actividad que estuvieran realizando. Además tampoco cabía esperar una mala interpretación, cada sonido tenía un único mensaje.

Las campanas eran el reloj de pulsera de nuestros abuelos, eran el sistema de alarma, eran el informativo de los sucesos, eran el llamamiento para  las reuniones, asambleas, etc. Este lenguaje lo aprendían los niños desde muy pequeños y podía llegar a ser su salvación en caso de peligro. Era un sistema codificado, una comunicación universal que era compartida por individuos locales y extranjeros de paso en las distintas comunidades. Actualmente no hay ningún medio de comunicación capaz de llegar un espectro de individuos tan amplio.

La enseñanza de los toques de las campanas, es algo muy complicado de explicar con palabras, así que nos limitaremos a señalar los tipos de toques que hoy por hoy se pueden interpretar. Lo primero que hay que conocer es la diferencia entre los toques puramente religiosos y los civiles. Los primeros se emitían desde las diferentes iglesias y los segundos pertenecían a las campanas de los ayuntamientos. 

Relación de toques

Toques para la oración. Además de los empleados en los monasterios y que marcaban la vida de los monjes, estaban los usados en los pueblos para indicar el inicio del día, su mitad y su fin.

Toques civiles. Avisaban de fuegos, personas perdidas, agrupación de ganados comunales, reunión de vecinos, invasión, llegada del señor, etc.

Toques para misa. Calendario laboral anual, marcación de los días de fiesta y de descanso.

Toques de difuntos. Avisaban de la pérdida de una persona de la comunidad. Llegaban a indicar si era hombre, mujer, niño e incluso su posición social.

Toques de protección contra las tormentas. No eran precursoras sino que tenían un carácter protector.

Toques extraordinarios. Visitas de personalidades tanto religiosas como seglares (reyes, príncipes, etc.)

Toques para abrir y cerrar las puertas de la ciudad.

Toques para comenzar y terminar la jornada.

Toques para prohibir andar por las calles sin antorchas. Este es un ejemplo más del control que tenían las campanas sobre la actuación individual.

Después de leer esta lista es más fácil entender porque en muchos municipios y países no se emite música con campanas, estas tenían una función más práctica que lúdica.

Para llegar a compilar tantos mensajes, había una amplia gama de tañidos, cuyos nombres son:

A rebato. Es un toque rápido y desorganizado que avisa de un peligro.

Ángelus. Tres golpes de campana más un grupo final de 9, 12 ó 33 golpes. Se tocaba a las 6 de la mañana, a las 12 y a las 6 de al tarde.

Ánimas.Se ejecutaba a la puesta del sol. Era un modo de no olvidar a los fallecidos.

Clamor. Un toque pausado realizado en la noche de ánimas.

Concejo. Se ejecutaba desde una campana situada en los ayuntamientos ó concejos y que tenía un sonido característico.

Difuntos. Sonido lento y continuado que informaba de la defunción de una persona. En muchos casos también se ejecutaba mientras se llevaba al difunto al cementerio.

Fuego. Era un toque específico.

Queda. Marca el final del día y el cierre de las puertas de la ciudad.

Repique. Toque alegre de ritmo vivo propio de los días festivos.

Nublo. En días próximos a la recogida de la cosecha se ejecutaba este teñir para ahuyentar las tormentas y que estas no perjudicaran la labor de recolección.

Vísperas. Un toque para llamar a los oficios el día de las Fiestas Mayores de la Iglesia.

El valor de las campanas en el pasado es un derecho adquirido que debemos respetar. Yo os invito a tener una campana decorativa en vuestra casa y probar a aprender todos los toques que han llegado hasta nuestros días. No hay nada más hermoso, que tener un trocito de historia y de cultura cerca de nosotros y usarlo para mostrar a nuestros hijos una cultura que ha existido en todos los pueblos desde la antigüedad.

Por su pasado, las campanas merecen nuestro respeto e interés, y para todos aquellos que quieran profundizar en este aspecto, yo os recomiendo que si alguna vez estáis cerca de San Mames de Meruelo (Cantabria) o cerca de Urueña (Valladolid), hagáis un alto en el camino y entréis en sus respectivos museos de la campana.

No dejéis de visitar nuestro catálogo de campanas decorativas, hoy mismo podéis llenar una estantería con historia.

Publicado el 12/11/2017

       

RSS 2.0 (Decoración Marinera)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

NUESTROS PRODUCTOS

Últimas entradas

Archivo

¡Lo más vendido!